Bitel: ¿El competidor que Movistar debería vigilar?

Bitel: ¿El competidor que Movistar debería vigilar?

El cuarto operador móvil ya es autosostenible y está decidido a llegar al 18% de participación el 2018. En tres años, y sin hacer mucha bulla, se convirtió en un rival de cuidado.

Bitel

“Creatividad es supervivencia y la disciplina, una tradición”. Eso dice un letrero en las puertas de las oficinas de la filial peruana de Viettel Group, el operador estatal vietnamita de fondos militares que hoy, tras llegar al 13,5% del mercado local, asegura haber conseguido ser autosostenible.

 

En octubre del año pasado, mientras el consumo en el país se desaceleraba y Movistar, el operador con mayor participación de mercado, entraba en rojo, los retadores -Entel y Bitel- cumplían tres años de haber lanzado sus marcas con sendos crecimientos de seis puntos porcentuales anuales en su ‘share’.

Ese mismo mes, BITEL llegó a un punto de equilibrio, pues sus ingresos fueron mayores a los gastos y ya generó una ganancia, detalla Raúl Galdo, gerente adjunto de un grupo que, a nivel global, factura unos US$12.000 millones anuales.

Desde el 2015, cuando sus accionistas dieron el último aporte de capital, la filial peruana vive de sus propios flujos y se vale del financiamiento bancario local.

Se mantiene en el cuarto lugar en participación por número de clientes, pero, tras invertir US$800 millones, tiene el doble de extensión de fibra óptica desplegada (25 mil km) que sus rivales, más antenas 4G instaladas (3.300) y una mayor cobertura geográfica (16.464 poblados).

 

Ya no son un rival chico al que los grandes puedan mirar de reojo. “Han hecho bien su tarea”, afirma el consultor Alejandro Jiménez.

Evolución de la participación de mercado (%)

Evolución de la participación de mercado (%)

¿CERO GRASA?

La empresa de raíces vietnamitas ha imitado en el país la estrategia que aplicó en otros mercados fuera de Vietnam, como Haití o Camboya. Así, como ofrecieron a su llegada al país, ofrecen Internet móvil con una tarifa más baja en todas las provincias del país.

El año pasado invirtieron US$100 millones y este año invertirán la misma cifra, con el objetivo de ampliar su cobertura a 5.000 centros poblados. ¿Cómo mantener la delantera en infraestructura frente a los gigantes y dar servicios a bajo costo al mismo tiempo? Según Galdo, gracias a una cultura y estilo de trabajo de “cero grasa”.

No subcontratan casi nada.

Los técnicos son propios, traídos de Vietnam, y tienen abogados de planilla en las provincias para gestionar los permisos y asumir los procesos. Ese es su modelo en Asia y África y les resulta más eficiente.

La disciplina es ley, quizá por sus orígenes militares, y el despilfarro, dicen, no está en agenda. Desde que llegaron, los directivos vietnamitas llamaron la atención por su delgada y juvenil figura. Sin aspavientos se subían a un mototaxi en Iquitos, tomaban hora y media para un refrigerio lleno de vegetales y jugaban fútbol con agilidad (de hecho, suelen ganar en los clásicos Perú vs. Vietnam de la compañía).

 

 
Total de clientes por operador (en millones)
Total de clientes por operador (en millones)
 

EL RETO INCA KOLA

Fernando Grados, director de Dominio Consultores, explica que Bitel ha hecho lo mismo que Inca Kola, logrando los mismos buenos resultados. Como se recordará, la gaseosa peruana se empezó a vender en provincias y cuando ya tenía una presencia importante en esos mercados, arribó a la capital. Coca Cola nunca pudo contra ella y tuvo que comprarla.

Bitel arrancó a montar una antena ahí donde no había telefonía o solo existía la costosa señal satelital. ‘Iluminó’ el país y luego salió a buscar clientes. Encontró demanda rural insatisfecha.

Según el ex presidente de Osiptel, Gonzalo Ruiz Díaz, se concentró en un consumidor que no parecía estar en la mira de las campañas de sus competidores y le dio una oferta más económica, casi sin gastar en publicidad, confiando en el “boca a boca”.

La clave del negocio, sin embargo, no está en el servicio al usuario final.

Analistas internacionales explican que en el resto de países operan igual: ganan ofreciendo el servicio de transporte de datos y conectividad internacional a otros operadores.

Por eso no es extraño que la red dorsal no consiga clientes y tenga sus cuentas en rojotiene un rival que cobra mucho menos.

Y si bien hasta ahora les ha funcionado el esquema, este año, para lograr su meta de 18% de mercado, están entrando a una nueva etapa que implica otros retos: la conquista de Lima y sus usuarios corporativos.

Carlos Huamán, director de DN Consultores, advierte que ahí el desafío será lograr posicionar la marca entre clientes de mayor consumo mensual ya fidelizados a otros operadores.

Fernando Casafranca, profesor de Pacifico Business School, añade que Bitel, si quiere seguir creciendo al interior, debería mejor enfocarse en potenciar la oferta de voz y texto, y no la banda ancha, porque hay quienes no buscan ese servicio.

El reto mayor, sin embargo, está en lograr conseguir más espectro que le permita soportar el crecimiento sostenido de clientes en redes 4G.

Al no haber ganado nuevas licitaciones como sus rivales, ellos mismos admiten que en un par de años necesitarán más espectro para seguir galopando. De no lograrlo, los analistas advierten que la vietnamita se toparía con la primera gran piedra en ese camino ascendente que hoy los ubica en una situación muy expectante.

ESTRATEGIA DE BATALLA

► 1_ Tener la red de fibra óptica más grande del país 
En Asia y Haití siempre aplicaron el mismo modelo: basar el negocio en proveer transporte de datos. Para eso necesitan la red más grande. En nuestro país montaron 25 mil km.

►2_ Precios competitivos
Su estrategia es siempre competir con precios bajos para poder masificar los servicios. Su foco está en datos, no en la voz.

►3_Equipos eficientes
Raúl Galdo destaca que ofrecer un buen equipo es básico para lograr cuota de mercado. No optan por la subvención de alta gama, sino por modelos eficientes de buena marca, pero a menor costo.

► 4_ Distribución a gran escala
Sin amplitud de puntos de venta no se está cerca del cliente. Su plan fue lograr capilaridad en cada provincia.

 
Estos son los planes con los que Bitel competirá en móviles

LA LLEGADA DE UN INVITADO NO PREVISTO

Como un encuentro casi casual describe Guillermo Thornberry, ex presidente de Osiptel, su primer contacto con ellos. Estaba en un congreso sobre telecomunicaciones en Vietnan cuando, de la nada, se le acercó un representante de Bitel a preguntarle cómo podían hacer para entrar al Perú.

“No me imaginé que lo lograrían”, comenta tras aclarar que le pareció interesante que una empresa vietnamita quisiera cruzar 20 mil km -medio océano- para conquistar nuestro continente. Le gustó, resalta, que se hayan propuesto probar su modelo en el Perú antes de entrar a Brasil.

En aquel entonces, relata, era una prioridad generar competencia, porque “teníamos un duopolio”. Ganar un nuevo jugador, enfocado en lo rural, pintaba estupendo. Los derivó al MTC y más adelante, un año después de dejar el Osiptel, les dio una asesoría de cinco meses.

En el MTC, Viettel Group se encontró con Enrique Cornejo a cargo de la cartera, quien justo estaba por convocar una licitación antes de dejar el Gobierno. El 27 de enero del 2011 Viettel se adjudicó la Buena Pro (fueron 25 MHz en la Banda C de 1900 MHz) ganándoles a Americatel y a un grupo ruso.

La novedad es que la licitación se ganó por compromisos de inversión social (conectar escuelas públicas, municipios y centros de salud) al interior a largo plazo, y no por un monto más alto para pagar al Estado.

La misma figura se manejó cuando ganó una segunda licitación en agosto del 2012 (32 MHz de espectro de la banda de 900 MHz para Lima-Callao y 26 MHz para el resto del territorio nacional).

Viettel Perú, la razón social que adoptó la empresa estatal vietnamita al constituir su filial privada local, era completamente desconocida por aquí, recuerda Gonzalo Ruiz Díaz, ex-presidente de Osiptel, quien se encargó de supervisar el inicio de operaciones.

Los analistas veían con escepticismo al recién llegado. Y la impaciencia crecía ante los retrasos en su lanzamiento, aun cuando estos eran responsabilidad del MTC, que no lograba terminar de ‘limpiar’ la banda de 900 MHz .

Las pruebas técnicas arrancaron en enero del 2013 y la presentación de la marca Bitel se dio en octubre del 2014. Recién entonces inundaron buses y paraderos de afiches, pero no hicieron mayor bulla y eso mantuvo escéptico al mercado.

Desde un principio quedó claro que el foco estaba en el área rural, pero para los analistas era un misterio cuán efectivo podía ser ese modelo. Hoy aceptan que funcionó.

Ver articulo original

Telcos de India manifiestan interés en el mercado peruano

El Gobierno de India invitó a representantes peruanos a su feria anual de telecomunicaciones para mostrarles negocios potenciales. Como resultado, ya hay una empresa india visitando hoy el Perú.

¿Piensas ir al Taj Mahal? India restringirá el acceso

India organizó este año una feria de telecomunicaciones poco días antes de la feria de Barcelona. Perú estuvo dentro de los asistentes al evento. 

El Perú está hoy dentro de los planes de expansión de varias empresas ligadas al sector telecomunicaciones de la India. Así lo expresaron este año durante la feria "India Telecom 2018" organizada en Nueva Delhi, informó Alejandro Jiménez Morales, ex gerente general de Osiptel.

"El Perú despierta especial interés por ser considerado estratégico en Latinoamérica y estar próximos a lograr un acuerdo comercial ampliado", remarcó.

El India Telecom 2018 se realizó a fines de febrero. Participaron representando al Perú el Presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor y Organismos Reguladores, Miguel Castro Grandez, y Alejandro Jiménez Morales, quien es director gerente de All Business Solutions.

El evento fue organizado por las autoridades del Gobierno de la India con el objetivo de promover las exportaciones de equipos y servicios de las empresas de su país a nuevos mercados. En esta oportunidad participaron delegaciones de Europa, Africa, Asia y Oceanía. El Perú fue el único represente de Latinoamérica.

 
india telecom

Algunos de los asistentes y expositores de la Feria internacional sobre telefonía organizada en India este verano.

Jiménez refiere que el evento permitió conocer experiencias basadas en esfuerzos público-privado que han permitido llevar telecomunicaciones de calidad a los centros poblados rurales.

Expusieron empresas dedicadas a brindar soluciones integrales de telefonía móvil e Internet a dichas poblaciones, incluyendo alternativas para atender desastres naturales, automatización, tele-medicina y tele-educación, entre otros. 

Según Jiménez, la Industria allá es altamente competitiva y muy enfocada a la innovación. "La calidad y cantidad de ingenieros de sistemas es realmente impresionante y sus estándares de calidad son exigentes", resaltó.

En el Perú ya se tiene a un importante grupo indio operando su fábrica de software desde hace varios años, Tata Consulting Services, pero ya hay otros más buscando socios peruanos.

De hecho esta semana se encuentra en nuestro país, coincidiendo con la Feria India 2018 realizada en el Jockey Plaza, una de las empresas que contactaron allá. Se trata de VNL, un desarrollador de tecnología propia para cobertura de telecomunicaciones en los centros poblados rurales. En los últimos 18 meses ellos han iluminado 22.600 villas, tal como las llaman en India.

Ver artículo original

¿Podrá la red dorsal ser rentable?

Tras un año en rojo, Azteca y el MTC enfrentan al reto de enmendar los errores en sus proyecciones. Sobre la mesa hay varias alternativas: desde cambios tarifarios hasta privatizar la red.

Las comparaciones pueden ser odiosas, pero a veces son inevitables. Hoy la red dorsal nacional de fibra óptica nos ha puesto del lado menos favorecido de la foto regional y somos, según algunos analistas internacionales,“el mal ejemplo”, ese que no debe repetir quien desee masificar Internet. La fama no es gratuita. Somos el elefante blanco, ese con una excelente red a la que no se le está sacando provecho, debido a una mala proyección de negocios.

Azteca, empresa encargada en el 2014 de montar la red, culminó la obra a tiempo, en julio del 2016, y en el 2017 debería haber recibido ingresos que hicieran la operación sostenible más allá de los costos de mantenimiento que cubre el MTC.

La red dorsal tiene un costo de construcción y mantenimiento por 20 años de US$330 millones. Fue diseñada pensando que, además del financiamiento estatal, vendería sus servicios de transporte de datos a unas 500 empresas y conectaría 21 redes regionales. El MTC y Azteca se repartirían las ganancias, si las lograban. Nada de lo proyectado por la cartera, que dirigía primero Carlos Paredes y luego José Gallardo, se concretó.

La red tiene apenas 26 clientes y ninguna de las 21 redes regionales está lista. Como es de esperar, sus resultados financieros están en rojo -cerrarán el 2017 con un saldo negativo de US$4,6 millones- y, según manifestó Azteca ante la bolsa en México, la empresa está “en proceso de actualizar la valuación y las perspectivas de su inversión en el Perú, con el fin de determinar su compatibilidad con la definición estratégica de la compañía”.

Carlos Huamán, director de DN Consultores, advierte que Azteca no vende porque no está sola en el mercado. En la otra acera hay entre dos y seis operadores que ofrecen transporte de datos. En esas zonas en donde tan solo cinco años atrás se creía que no entrarían los privados, llegó Bitel a montar su propia fibra, y detrás de él lo siguieron sus competidores, otros operadores móviles que no querían perder cuota de ese creciente mercado.

A todos ellos les resultaba mucho más económico montar su propia red que contratar a Azteca. Algo similar está sucediendo en Colombia, en donde Azteca tampoco consigue clientes, porque su red es considerada muy cara. Allá les da pelea InterNexa, que también vino al Perú para competir directamente en el transporte de datos.

La red de InterNexa es tres veces más pequeña (unos 4.000 km), pero maneja cuatro veces más clientes (100) de alto volumen de tráfico y, claro, sus balances financieros están en azul. Tiene un 15% de participación de mercado. Por supuesto, su precio de venta (US$19) es más bajo que el de Azteca, que está obligada por contrato a cobrar US$23.

Imagen

ERRORES COSTOSOS

¿Por qué un negocio privado funciona y el otro, que cuenta con una subvención, no logra despegar? Los analistas locales coinciden en que hubo un error de diseño financiero del negocio. Para empezar, se calculó mal el consumo futuro y eso afectó el retorno de la inversión

Según un estudio elaborado por Osiptel, en el 2012 se proyectó que la banda ancha fija significaría el 69% de la demanda en el 2018, y la móvil sería el resto. Hoy vemos que la proporción es la inversa y, si somos optimistas, se mantendrá en 19% el consumo vía banda ancha fija para el 2025, porque el móvil es el rey. Hasta entonces, la red dorsal seguirá en rojo. ¿Cómo no estarlo si se estimó un tráfico de 93 Gbps para el 2018 y solo se ha obtenido 37 Gbps?

Alejandro Jiménez, ex gerente de Osiptel, destaca que el proyecto nació en desventaja desde su concepción, porque ya se incluían algunos tramos en donde había redes privadas, las exigencias técnicas eran rígidas y no se tuvo una visión clara de cómo podrían evolucionar las tarifas. Además, según Huamán, se optó por una tarifa fija cuando lo usual en el mercado es tener tarifas flexibles, negociadas por volumen.

Diseñaron un ‘Frankenstein’ rígido que mezclaba un modelo comercial con costos subvencionados, que no son competitivos frente a la flexibilidad de los privados, que mientras más volumen les contratas, más barato te cobran, refiere.

Imagen

 

ENMENDAR O SUCUMBIR 

Desde principios del año pasado, Azteca y el MTC vieron que la ecuación no funcionaba. Pidieron un estudio al Osiptel, el cual fue remitido a inicios de febrero de este año al MTC, luego de pasar por un debate público. En el documento se proponen cuatro posibilidades de solución: desde bajar la tarifa fija a US$15 o volverla flexible, según la zona en donde se aplique, hasta devolver la concesión.

Trascendió que, en máximo un mes, el MTC tomaría una decisión, la cual sería “drástica” y tendría otros análisis más en consideración. Desde el MTC confirmaron a Día1 que se encuentran estudiando cómo solucionar el problema y que la alternativa elegida será evaluada en conjunto con el MEF y la Contraloría, pues se trata de un contrato bajo la modalidad de APP (asociación público-privada). Mientras eso ocurre, la tensión crece, tanto entre los clientes como entre los competidores de la red.

Osiptel recomienda como lo más idóneo establecer una tarifa flexible, es decir que Azteca pueda negociar de acuerdo al nivel de competencia que tiene en cada región. Gonzalo Ruiz Díaz, ex presidente de Osiptel y hoy economista asociado de Macroconsult, respalda la propuesta. Eso le daría al operador la posibilidad de hacer descuentos por volumen y conseguir más clientes. Sin embargo, Ruiz advierte que deberá darse una supervisión estricta del regulador, para evitar que se favorezca de manera indebida a algún operador frente a otro.  Coincide Jiménez, quien añade que la flexibilidad debería darse en todas las zonas y no solo en donde ya existe competencia, porque es justamente donde no hay nadie brindando el servicio que se necesita un precio más bajo.

Imagen

Algunos usuarios de la red dorsal, como Optical Network (ON), creen que esta alternativa es la más razonable, pero aceptan que no será del agrado de todos. Coincide Christian Chee, de Gilat Perú, quien resalta que a los operadores de las redes regionales (aún sin inaugurar) les urge una tarifa más baja.

Entre los que discrepan con la flexibilidad está Telefónica, que concuerda en que la tarifa debe bajar, pero no así, porque se generaría una competencia desleal en zonas donde ya existen actores privados. Ello, dado que la red es un producto subsidiado. Por concepto, el subsidio debe darse solo en las zonas donde no llegan los privados, algo que ya no sucede en la mayoría de las capitales de provincias del país. Y eso es lo que más mortifica a Sergio Mávila, gerente de InterNexa, quien pide que hagan un análisis muy fino antes de favorecer a quien ya tiene ventaja con el subsidio. Huamán va más allá, pues cree que la última de las opciones puede ser hoy la más conveniente: disolver el contrato y vender la red en zonas donde hay competencia. ¿Existirían postores? InterNexa, Entel u otros rivales podrían comprar algunos kilómetros.

Los analistas internacionales, no obstante, advierten que la región no pasa por su mejor momento y no se observa interés de nuevos grandes grupos por entrar al continente este año. GNC Conecta advierte que volver a licitar generaría mayores retrasos. Además, la imagen del Perú se vería perjudicada con un contrato anulado y un cambio de reglas. ¿Será necesario llegar a ese extremo? El MTC tiene hoy la oportunidad de encontrar una solución, renegociar o, en el peor escenario, volver a fojas cero.

PREVISIONES REGIONALES ESTANCADAS 

Labor pendiente. El problema de la red dorsal no es solo la tarifa. Los retrasos en las redes regionales agravan la situación.

“Imagina una autopista nueva, flamante, sin vehículos. Eso es la red dorsal hoy”, lamenta Fernando Grados, analista de Dominio Consultores. El problema, explica, no es solo que sea caro pagar para circular por ahí, sino que no hay conexiones, es decir no hay pistas para circular en los pueblos a los que llega la autopista. Esas ‘callecitas’ que le darían capilaridad a la red dorsal son las 21 redes regionales que no están listas.

Azteca había previsto que para el 2018 ya estuvieran todas las regiones licitadas y al menos más de la mitad estaría operando, lo que garantizaría un nivel de tráfico. Eso no ha ocurrido. Adendas, trabas burocráticas, sobrecostos y un largo etcétera han complicado las obras y nada ha sido inaugurado.

Christian Chee, de Gilat Perú, añade a estas dificultades los cambios en el diseño de los proyectos regionales. Se suponía que todos estarían obligados a conectarse a la red dorsal, pero de los proyectos regionales licitados por el MTC, solamente seis tienen la obligación de usar la red dorsal y los otros siete podrán usar otras opciones más económicas. Y no se sabe cómo serán los otros que faltan licitar.

La penetración de Internet crece cerca de 10% cada año e incluso en zonas rurales ha ido evolucionando muy favorablemente, sí, pero según los reportes de Osiptel es gracias al incremento de tenencia de equipos móviles. En las encuestas de hogares todavía no se ve un salto importante en las conexiones fijas, que son las que se dinamizarían con la inauguración de las redes regionales. La señal llega a la capital de provincia, pero no a las casas.

Si este año se toman decisiones importantes, tanto en definición de tarifas como en la ejecución de las obras regionales, según Grados, ya en el 2020 se verían los resultados. La venta de PC en provincias se duplicaría, comenta, y se podría lograr el soñado 60% de penetración.

¿Los expertos aprueban el reglamento sobre tráfico en Internet?


En líneas generales se saluda la eliminación de autorizaciones previas, pero se admite que aun hay temas por perfeccionar.



Marcela Mendoza Riofrío
Periodista
@mameri9


Osiptel
finalmente publicó el reglamento de neutralidad de la red, el cual establece las reglas que rigen el libre tráfico en Internet. En dicha norma se indica que las empresas operadoras no podrán bloquear arbitrariamente al acceso de los usuarios sobre aplicaciones, dominios, direcciones IP y otros servicios web. El objetivo de la misma, informaron, es evitar favorecer el uso de algunos de sus productos en detrimento de la libertad de acceso del usuario.

Como se recordará, un primer borrador de la norma fue presentado a fines del año pasado y fue muy criticado, sobretodo porque se establecía que los operadores tendrían que pedir permiso al regulador antes de lanzar un plan comercial con ofertas de accesos ilimitados a alguna App.

En esta oportunidad, se ha eliminado el tedioso proceso de pedir una autorización previa, sin dejar de incluir conceptos básicos que definen el norte que tendrá el regulador para su labor de fiscalización, lo cual, según el abogado Erick Iriarte, es positivo porque genera predictibilidad en el mercado. Además, permite garantizar la neutralidad sin afectar la dinámica competitiva, agrega el exgerente de Osiptel Alejandro Jimenez.

En líneas generales el reglamento es mucho mejor que su versión previa porque demuestra que no se han dejado llevar por modas y han estudiado bien el tema hasta lograr establecer criterios claros de acción dando prioridad a la fiscalización, añade Miguel Morachino, director de Hiperderecho.

No obstante ello, Morachino considera que se podría generar un conflicto entre el cumplimiento de este reglamento y la puesta en práctica de las normas de libre competencia. Se trata específicamente del caso del zero rating, es decir cuando un operador ofrece acceso ilimitado a una App (Whatsapp o Facebook, por ejemplo) como parte de un plan u oferta comercial. En estos casos, indica, puede darse el caso de que una propuesta comercial que no sea sancionable por atentar contra la neutralidad de la red sí sea sancionable bajo las normas de libre competencia, o viceversa. "Ahí hay un conflicto normativo que tarde o temprano tendrán que afrontar", advierte.

¿Cómo podría suceder eso? Por ejemplo, un operador ofrece Waze ilimitado para todos sus clientes taxitas, lo cual les permite navegar en dichos mapas sin gastar su saldo, pero si quieren utilizar otra aplicación especializada en mapas tiene que usar dicho saldo. La empresa pequeña que lanza una alternativa de mapa para competir con Waze puede alegar que está en desventaja, pues para acceder a su web hay que gastar, y basado en eso demandarlos ante un tribunal de libre competencia por afectar la igualdad de condiciones para competir. No se iría contra la norma de neutralidad, pero aun así podrían ser sancionados en otro fuero por anticompetitivos.

Carlos Rojas Klauer, del estudio Lazo, De Romaña & CMB, estimó que, de acuerdo a los niveles de desarrollo de nuestro mercado móvil en donde aún hay poca oferta de aplicaciones desarrolladas en forma local, las restricciones deberían ser paulatinas y conformes al crecimiento del sector, pues ya existen normas de defensa del proceso competitivo que buscan garantizar un correcto desarrollo competitivo y no se sería conveniente crear conflictos entre ambas.

EL GRAN RETO
El principal reto del Regulador, agrega Iriarte, estará justamente cuando se aplique el reglamento. "Se requiere que quienes lo hagan tengan claro que el alcance de la neutralidad de red aun no está cerrado a nivel internacional: todavía hay debates abiertos y las reglas no están escritas. Se requiere por tanto un periodo razonable para interiorizar la aplicación de la norma y no perder el foco que lo más importante para el país es incrementar los indicadores de acceso a banda ancha", advierte.

Coincide Jimenez, quien considera que al aplicarlo el regulador debe tener como eje fundamental entender que "no hay blanco y negro, sino muchas zonas grises" y por tanto se requirá del esfuerzo conjunto de todos los actores en la construcción y perfeccionamiento progresivo de lo que será la política de neutralidad de red que rija en el país.

El Gobierno aún está offline

... El problema añadió el catedrático de ESAN Alejandro Jiménez, "es que, en el Perú, los ciudadanos van al gobierno para realizar trámites y debería ser al revés, el gobierno debería ir al ciudadano".

Falta un cambio de enfoque, precisa, lo cual implica hacer 100% digitales los procesos en todas las instancias, algo que no es irreal ni imposible, basta mirar a Inglaterra o, sin ir muy lejos, Uruguay.

De acuerdo con el ranking de Naciones Unidas, Uruguay ha subido 24 posiciones y llegó al puesto 26. Superó a países como Suiza, gracias a que en tres años ejecutó un plan estratégico que implicó digitalizar el 70% de sus trámites y montar una ventanilla única que integra servicios de 81 plataformas distintas, refirió Eduardo Chomali, director regional de Asiet (Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones).


 

Subcategorías